Este sitio o las herramientas de terceros utilizadas por este sitio web utilizan cookies necesarias para el funcionamiento y útiles para los fines descritos en la política de cookies. Al hacer clic en el botón  "entiendo " usted acepta utilizar cookies.

Martes, 23 Abril 2019 19:24

Hacemos memoria de aquel 23 de abril 1973,

cuando, tras una vida de gozosa fidelidad al Señor y de entrega sin reserva a los hermanos, Madre Soledad Sanjurjo Santos responde a la llamada del Padre que en un lunes de Pascua, la llama a incorporarse para siempre, a la Luz sin ocaso de Cristo Resucitado.

De nacionalidad puertorriqueña.

Se educó con las Siervas de María e ingresa en la Congregación que amaba como hija.

Dedica su vida al cuidado solícito de los enfermos en Cuba. Nombrada Supriora Provincial de las Antillas, trabajará incansable por extender el Instituto en la República Dominicana. Abre un Noviciado en Ponce, Puerto Rico, donde se formarán numerosas vocaciones nativas.

Sus restos descansan en la capilla de la nuestra casa de San Juan, P. R.

Más en esta categoría: « Profesión Perpetua Congratulaciones »