Este sitio o las herramientas de terceros utilizadas por este sitio web utilizan cookies necesarias para el funcionamiento y útiles para los fines descritos en la política de cookies. Al hacer clic en el botón  "entiendo " usted acepta utilizar cookies.

Domingo, 25 Abril 2021 18:18

Patriarca San José y Venerable Soledad Sanjurjo -

San Jose y Madre Soledad Sanjurjo 2La Iglesia, tras haber anunciado el 19 de marzo, que se iniciaba "un Año de la Familia", dentro de este año consagrado a San José, nos invita a reflexionar sobre los g-randes valores que se encierran en la Exhortación apostólica Amoris Laetitia, ("La alegría del amor"), sobre el amor en la familia", publicada hace cinco años.

El Papa Francisco nos hace el regalo de dedicar un año a San José. Con su decisión se va creando un ambiente eclesial de piedad filial al hombre justo que recibió a María por esposa, fue testigo del nacimiento virginal de Jesús, huyó a Egipto para proteger su vida, lo vio crecer, le enseñó su oficio de carpintero; trabajó para Jesús y María, y tantas cosas más que son de su mérito y que conoceremos en el cielo. José, que hizo tanto por Jesús y María, no dejará de ayudarnos en cuanto le encomendemos. Que su intercesión nos ayude a todos, para que como él, gocemos de la alegría de tener a Dios en el centro de la vida, viviendo como él, junto a Jesús y María.

Para alcanzar este fin, nos proponemos que el 19 de cada mes, comprendidos del "19 de marzo 2021 al 26 de junio de 2022" nos impliquemos con asiduidad y en un plan serio, a profundizar en este rico y hermoso significado de la FAMILIA, iluminados por la sabiduría de nuestra Madre la Iglesia, Familia Universal de la Fe, Hogar que acoge, cobija y sostiene.

Una vez más nos comprometemos con el gran Patriarca San José y nuestra Venerable Soledad Sanjurjo, a orar por las Familias, que en este tiempo de la Pandemia deben afrontar situaciones complicadas y no fáciles de resolver. Que nos hagamos cercanos a nuestros hermanos que sufren de tantas formas y les brindemos nuestro amor con la oración y el apoyo personal, la escucha y el servicio generoso.

Como Madre Soledad, tratemos de descubrir las dificultades que olas personas que conviven con nosotros padecen y les aportemos cuanto esté a nuestro alcance para que puedan seguir adelante con la serenidad que cada persona , cada familia, se merece.