Este sitio o las herramientas de terceros utilizadas por este sitio web utilizan cookies necesarias para el funcionamiento y útiles para los fines descritos en la política de cookies. Al hacer clic en el botón  "entiendo " usted acepta utilizar cookies.

Siervas de Maria

bANNER

Jueves, 27 Junio 2024 18:24

Encuentro Nacional FHL

ENCUENTRO FRATERNIDAD HIJOS LAICOS EN PUERTO RICO

            La Fraternidad de Hijos Laicos de Santa María Soledad Torres Acosta ya lleva en nuestro Instituto una trayectoria que se remonta a 1997, cuando nace el primer grupo, como Voluntarios, en Mar de Plata, Argentina. Muy pronto en otros lugares de América, Camerún y Filipinas se fueron uniendo grupos que, en su servicio apostólico logran frutos de conversión y calidad de vida en muchos enfermos.

Por los informes remitidos a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica y la solicitud hecha por nuestra Superiora General entonces, Madre Alfonsa Bellido, la Sagrada Congregación reconoció, el 21 de noviembre de 2010, como Fraternidad de Hijos Laicos de Santa María Soledad esta asociación propia del Instituto.

            En Puerto Rico, la obra fue acogida por un buen número de fervientes católicos que se sintieron llamados a vivir la espiritualidad y misión de las Siervas de María Ministras de los Enfermos, siguiendo las huellas de nuestra Santa Fundadora. Con la debida formación, fueron integrándose a la Fraternidad, formando seis grupos, cada uno entorno a una comunidad de Siervas de María en el país. El ministerio lo realizan con enfermos a domicilio, hospitales y en residencias de ancianos; así mismo colaboran con las Hermanas mayores acompañándolas a sus citas médicas, en las actividades de las comunidades, con las casas de misiones en la Provincia de Antillas, todo ello en un abanico de acciones que sería muy extenso enumerar.

            Como Puerto Rico es un país en el que las grandes distancias no existen, en cinco ocasiones han tenido la oportunidad de reunirse todos los grupos en los llamados Encuentros Nacionales de Hijos Laicos. El último de ellos, tuvo lugar el día 23 de junio de 2024 en Gurabo. Con alegría llegaron de los cinco puntos del país, siendo acogidos con gozo por el grupo anfitrión que, se esmeró por tener todo a punto, para facilitar un buen ambiente y que se lograran los objetivos propuestos. Comenzaron agradeciendo al Señor la posibilidad del encuentro y el sentirse depositarios de la misión que las Siervas de María les han compartido en el cuidado amoroso, esmerado y gratuito a los enfermos, bajo la guía de la Virgen de la Salud y Santa María Soledad.

            Después de los mensajes de bienvenida de parte de las Hermanas y del Presidente de la Fraternidad, Ángel Pagán; Sor Alexandra González les dirigió una charla referente a la “Misión con el pueblo de Dios ante los desafíos de la humanidad”. Les recordaba su misión como miembros de la Fraternidad, bajo el Carisma de nuestra Congregación, que adquiere suma importancia en las circunstancias que rodean nuestro entorno de falta de comunicación, de salud mental, de fe, entre muchas otras carencias.

            Una segunda charla estuvo a cargo del Rvdo. Diácono José Méndez, de la Parroquia Santuario Divino Niño Jesús: “Oración del pueblo de Dios ante los desafíos de la humanidad”. Destacó los modos de oración, recogidos en el Padre Nuestro, así como las prácticas devocionales que pueden ayudar. Se refirió al Papa Francisco que pide constantemente la oración y citó a Santa Teresita de Jesús que decía: “La oración es un impulso del corazón”.

            La participación de todos los grupos, de forma entusiasta y creativa, quedó manifiesta en distintas dinámicas que presentaron grupo por grupo para el crecimiento espiritual y fraterno de todos. El obsequio final, de gran valor cristiano, les llamaba al crecimiento en la fe y la ayuda de los sacramentales a los enfermos: un crucifijo y un frasco de agua bendita.

            El día fue sellado con la Celebración Eucarística que presidió el Rvdo. Padre José Colón. Su homilía fue basada en la lectura evangélica del día. Los elementos encontrados: el mar, lugar inestable del que no tenemos control, y la barca, identificada con la vida personal de cada uno. La barca amenaza con hundirse en el mar impetuoso y el grito desesperado de los apóstoles, suena hasta irreverente ante Jesús. La oración nos ayuda a estar en contacto con Él y conscientes de su misericordia, acogernos a ella con la sencilla petición de: “Señor, ten piedad”. Así nos invita el Santo Padre; en una oración de escucha y encuentro con Dios, la misericordia divina se manifiesta de modo profundo y personal. Y la barca llega a puerto seguro.

            El encuentro dejó sabor a compromiso, a fraternidad, escucha, diálogo y alegría de servir, con todo el corazón, en esta singular llamada como Hijos Laicos de Santa María Soledad. Ojalá todos sigan haciendo vida aquella frase expresada por un buen sacerdote puertorriqueño: “Ojalá todos los grupos parroquiales tuvieran el grado de compromiso que tienen los Hijos Laicos de las Siervas de María”.

            Como Congregación, damos gracias a Dios, por estos brazos extendidos que son los Hijos Laicos que ayudan a que el Carisma de Santa María Soledad en la Iglesia, llegue quizás a espacios muy necesitados, donde las Siervas de María, no podríamos llegar sin su colaboración.

“VEO LA BONDAD DEL ALTÍSIMO SOBRE MI AMADA CONGREGACIÓN”

(Santa María Soledad)